Ir directamente al contenido de esta página

XXIX Concurso de Relatos Bluetales:
Relato erótico & Pornográfico (bis)

El hombre que ocupa el lugar del anterior lleva ya un rato masturbándose. Detrás de él puedo ver cómo otro pega el pósit que lleva en la mano sobre los de los anteriores, en el lateral de la cámara que me apunta. El papel tiene escrito el número tres.

ConsagraciónGanador

El semen se escurre, irriga las arrugas expresivas de mi cara, desciende desde los párpados hasta mi barbilla recorriendo los surcos que enmarcan mi sonrisa. Mi mirada se cruza fugazmente con la del hombre que se chupa el labio inferior y sostiene aquel pedazo de carne goteante, y en ese lapso de unos segundos lo […]

Seguir leyendo ›

Porque pienso en ti… mi brutal James DeenFinalista

Un día os devoraré por completo. Dejaré de mordisquear el cuello de vuestras insulsas camisas y clavaré en vuestros testículos mis incisivos. Es tan primario, por ello intento no pensarlo demasiado, o pensarlo demasiado, qué sé yo, el sexo, la muerte, el sexo, la muerte, tensión inevitable, amor apache. El sexo… Aliena, cansa, alimenta tus […]

938 lecturas. Autor: . Comentarios: 0

Seguir leyendo ›

Ba’zayam

Mis ojos admiran el decadente paisaje de un mundo que me pertenece en su totalidad. Estoy observando desde la torre Ba’zayam, la cúspide del edificio más alto en la última ciudadela que gobierna toda la Tierra. Soy el monarca de todo lo que sobrevive en este devastado mundo. Pero soy un esclavo. Estoy atrapado en […]

Seguir leyendo ›

follamemacarrademierda.com

Cómo meterse en un lío y disfrutarlo Y aquí estoy, tumbado en la cama, desnudo, con las manos y los pies encadenados a la cama, con un pene de goma metido en el culo y una erección de caballo. Y así llevo seis horas. Intento reflexionar sobre cómo he llegado a esta situación, pero el […]

Seguir leyendo ›

La señora

La señora se aproximó a él. Estaban solos. Hola Brown. Qué guapo eres… Quédate ahí, donde estás, me gusta mirarte. Me gustas así. ¡Oh, qué guapo eres! Quiero sentir esta distancia hasta que me ardan los ojos, sabiendo que la puedo romper cuando yo quiera, considéralo una perversión… Déjame mirarte, me excita mirarte. ¡Oh, qué […]

Seguir leyendo ›